Translate Blog

SÍ TE GUSTÓ MI BLOG, DAME UN +1

viernes, 29 de junio de 2012

Alejandro León - Cómo soportar las altas temperaturas del cambio climático


El calor ha llegado sin que nos demos cuenta y con ello todos nuestros hábitos han tenido que adaptarse a esta nueva situación climatológica. Es cierto que casi todos nosotros tenemos nuestros trucos para combatir el calor y evitar que afecte a nuestra salud. A pesar de todo, en esta ocasión queremos dar algunos consejos para lograr sortear de la mejor manera estas altas temperaturas. Ante todo hay que ser coherente y saber qué es lo que debemos o no hacer.


El calor tiene una serie de efectos en nuestro organismo. Sobre todo en las personas mayores y en los niños los efectos pueden ser peores. En primer lugar puede hacer que nuestra tensión disminuya, al igual que nos da una sensación de cansancio y de agobio. Pero además, el exceso de calor puede acabar por provocar en nosotros el conocido como golpe de calor, con el que nuestra salud y hasta nuestra vida puede estar en peligro.

La hidratación

En primer lugar nos vamos a detener en la hidratación, y es que cuando hace mucho calor nuestro cuerpo pierde más cantidad de líquidos a través del sudor, y es que las altas temperaturas hacen que nuestro cuerpo tenga que equilibrar su temperatura interna mediante la sudoración. Por ello es necesario que mantengamos una perfecta hidratación que realizaremos mediante la ingesta constante de líquidos de poco en poco para mantener el organismo en perfecto estado.

En los meses en los que el calor más aprieta es necesario que aumentemos la cantidad de líquidos ingerida a diario. Es importante que dotemos al cuerpo del agua que necesita para estar bien, y para ello debemos ingerir del orden de tres litros de agua diarios. Es importante que siempre nos acompañe una botella de agua, sobre todo si estamos en la calle, expuestos al sol y si realizamos deporte, pues el acuse de líquidos por parte del organismo será mayor.

Protegernos del sol

El sol es otro de los inconvenientes que se nos presenta en estos meses, y es que las radiaciones están en sus niveles más altos de todo el año. Por ello es necesario que extrememos la precaución y utilicemos protección solar sobre nuestra piel para evitar quemarnos y hacernos daño. Lo mismo sucederá con la vista, pues es importante que nos hagamos con unas gafas de sol homologadas y que nos ayuden a evitar el exceso de radiación que a la larga afectará a la salud de nuestros ojos.

Proteger nuestra cabeza con un sombrero si vamos a permanecer al sol es otra medida para evitar que nos de un golpe de calor, hay que la cabeza es una parte delicada que no podemos someter a las altas temperaturas. Además de esto, es necesario evitar estar al sol en las horas del día en las que más aprieta, ya que aumentamos el riesgo de padecer cualquier trastorno derivado de las altas temperaturas. Para ello será mejor evitar exponernos en las horas centrales que se comprenden entre las doce del mediodía y las seis de la tarde.

Cuidar la alimentación

La alimentación será otro punto importante para combatir el calor. Ingerir alimentos ricos en líquidos y frescos será una buena alternativa para conseguir mantenernos más hidratados en esta época. Evitar las comidas copiosas y cargadas de alimentos ricos en grasa y calorías es una buena idea, ya que de este modo el consumo de líquidos y el requerimiento de los mismos por parte del organismo será menor. Llevarnos a la boca alimentos ligeros y frescos será la base para afrontar las altas temperaturas que nos van a acechar en estos meses.

Usa la ropa correcta

No vayas a creer que menos ropa es mejor. Al contrario, trata de no exponer tu piel al sol. La mejor ropa es de tela muy fresca, colores claros –porque los colores oscuros absorben el calor- y que no esté pegada al cuerpo. Trata de usar ropa que cubra mucha piel. Una camisa de mangas largas, suelta y fresca, una falda larga de algodón, etc.

Haz que el aire circule con ventiladores

Si el ambiente donde estás se pone muy caliente y no tienes aire acondicionado –como la mayoría de casas en Lima-, abre todas las ventanas, incluso la puerta y consigue un buen ventilador que haga que el aire circule. Lo mismo con tu auto. Antes de ingresar, abre las ventanas y las puertas y deja que se enfríe.

El calor en casa

Si vives en una casa de dos pisos, baja al primero. El aire caliente tiende a subir, por ello el segundo piso es más caluroso durante las horas más calientes. Elimina en casa las fuentes de calor, como focos incandescentes. Apaga la computadora si no estás usándola, porque genera calor.

Bájale al ritmo

Moverte quema calorías y energía, y eso te hace sentir caliente. Entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde, trata de caminar poco y deja el ejercicio para más tarde (o temprano).

Visita lugares refrescantes

Trata de quedarte en casa, pero si se pone muy caliente, busca ambientes públicos con aire acondicionado, como centro comerciales, y pasa un par de horas resguardado del calor.

Aprovecha el poder frío del agua

Si tienes mucho calor y estás en casa, sumerge tus pies en un balde con agua fría. Vas a enfriarte muy rápido. También puedes mojar una toalla pequeña o un pañuelo y ponértelo en el cuello o la cabeza. Toma baños de agua fría. Si estás en la oficina, puedes llenar con agua helada una pequeña botella con atomizador y refrescarte la cara.

Nunca dejes niños o mascotas en un carro estacionado

Así sea solo durante 2 minutos, y con las ventanas un poco abiertas, no dejes a tus hijos o a tu mascota en un auto. Las razones de seguridad son más que obvias y este clima agrava la situación. No es una opción.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario