Translate Blog

SÍ TE GUSTÓ MI BLOG, DAME UN +1

domingo, 12 de agosto de 2012

Alejandro León - Olimpiadas Londres 2012 Michael Phelps El Rey de la Natación

El nadador estadounidense Michael Phelps se convirtió este martes en el deportista con más medallas olímpicas de la historia, una proeza que, según los expertos, será muy difícil de igualar. 

La atención de medios y público en esta jornada olímpica estaba puesta sobre el nadador de 27 años, originario de Baltimore, Estados Unidos, quien podía igualar o batir el récord mundial de medallas si obtenía una presea en alguna de las finales que disputaba. 

Los de Londres son los cuartos Juegos Olímpicos en los que participa Michael Phelps. En un deporte que no sea la natación, es prácticamente imposible que alguien pueda sumar tantas medallas, y a lo largo de tantos años.

Tras su dominio absoluto en los juegos de Atenas 2004 y Pekín 2008, Michael Phelps sólo había logrado una medalla de plata en Londres y había abierto un debate mediático sobre su estado de forma y sus posibilidades de éxito.

Para despejar las dudas, Phelps ganó dos preseas en lugar de una: plata en los 200 m mariposa y, junto a Ryan Lochte, Conor Dwyer y Ricky Berens, oro en los relevos 4x200 m libre masculino.

El oro conseguido en el Centro Acuático de Londres es la 19ª medalla olímpica para el nadador estadounidense, de las cuales 15 son de oro, superando así el récord de 18 preseas que tenía la gimnasta rusa Larisa Latynina (conseguidas entre 1956-1964).

Superación de una fobia

Paradójicamente, Michael Phelps le tenía miedo al agua de pequeño.

Nacido el 30 de junio de 1985 en Baltimore, en el estado de Maryland, primero se dedicó a deportes más tradicionales en Estados Unidos, como el béisbol y el fútbol americano.

A los siete años empezó a nadar, siguiendo el ejemplo de sus hermanas Hilary y Whitney. En su propia biografía, Phelps explica que le perdió el temor al agua gracias a las numerosas visitas a la piscina para eludir el mal ambiente en su casa, donde sus padres discutían constantemente.

Apodado como "Bala de Baltimore", "Niño Prodigio" o "Tiburón de Baltimore", Phelps tiene fama de ser serio y disciplinado.

Los médicos señalan que necesita por lo menos siete mil calorías diarias para abastecer su organismo de las energías que gasta en los entrenamientos.

Desde 1997, cuando tenía solo 12 años, se entrena de la mano de Bob Bowman, que enseguida vio en ese niño que ya había batido un récord nacional de edad a los 10 años unas grandes cualidades para competir en los cuatro estilos y que le trató como a un hijo. 

En 2003 explotó en los Mundiales de Barcelona con cuatro oros en los 200 y 400 estilos, los 200 mariposa y los 4x100 estilos.

Al año siguiente ganó su primer título olímpico en la capital griega, donde sumó seis oros, en los 200 estilos y 400 estilos, los 100 y los 200 mariposa, y dos bronces en el 200 libre y el relevo 4x100.

Allí dio una paso importante hacia lo que sería el gran hito de su carrera: superar las siete medallas de oro que tenía su compatriota Mark Spitz desde Múnich en 1972.

En la capital de China subiría hasta ocho veces a lo más alto del podio, convirtiéndose junto al jamaicano Usain Bolt en el atleta de esos Juegos y dejando para el recuerdo carreras inolvidables como el 4x100, cuando Jason Lezak le quitó al francés Alain Bernard el título en la última brazada, o cuando Phelps batió de la misma forma al serbio Milorad Cavic en los 100 mariposa en la que era la séptima medalla.

En los Mundiales de Roma lograría cinco medallas de oro y una plata y en los de Shanghái del año pasado cuatro oros, dos platas y un bronce.

En los últimos ocho días en la capital británica, Michael volvió a ser el mejor cuando muchos daban como favorito a su compatriota Ryan Lochte, una año mayor que él y su gran rival en la última etapa de su carrera, o, mediada la competición, al francés Yannick Agnel.

Las medallas, los títulos internacionales y sus récords, le hicieron merecedor del premio World Swimmer of the Year (galardón al nadador del año), en 2003, 2004, 2006, 2007, 2008, y 2009.

También consiguió el galardón American Swimmer of the Year (galardón al mejor nadador estadounidense) en 2001, 2002, 2003, 2004, 2006, 2007, 2008, y 2009.

Hace unos meses, Phelps anunció su retirada de las competiciones de alto nivel, efectiva cuando termine su participación en estos Juegos Olímpicos.

Con amor para Mamá 

Michael siempre ha estado muy unido a su madre y a sus dos hermanas mayores, que le han acompañado a lo largo de las cuatro competiciones olímpicas en las que ha participado.

Tras recoger una medalla y bajar del podio, el nadador siempre se dirige a donde están ellas para celebrarlo con su familia y entregar el ramo de flores a su madre o alguna de sus hermanas.

El tiempo que pasa en Baltimore lo emplea en ver la televisión e ir al cine, y, por supuesto, en entrenar.

A partir de ahora podrá cumplir su sueño: viajar. Phelps afirmó que durante los últimos años Bowman y él han recorrido el mundo y solo conocen piscinas y hoteles, por lo que una vez retirado quiere conocer el mundo tal y como es.

La clave que lo hace invencible: su cuerpo desproporcionado:

Sus brazos extendidos tienen una longitud de 2,03 metros, su torso es demasiado largo y sus piernas cortas.

Phelps también tiene un torso demasiado largo para la medida de sus piernas, equivalentes a las de un hombre de 1,80 metros. Esto le facilita arrastrarse por el agua sin que sus piernas lo desaceleren. La flexibilidad es otro detalle del estadounidense, pues puede mover sus pies como si fueran aletas en el agua, gracias a la doble articulación de sus tobillos.

Metabólicamente, Phelps produce la mitad de lo normal de ácido láctico, lo que le da fuerza para resistir más en las competencias. Su porcentaje de grasa corporal es de 4%, lo que le brinda mayor velocidad.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario